Entrevista a consuelo ruiz una de las matronas más antiguas de España
¡Hola!¡Buen día! [Regístrate] [Abre Tu Cuenta]


Webs Alternativas
Recomendadas


HIGIENISMO

COMPRA PORTAL

BEBE AGUA PURA

TAROT AMOR

VIDA SANA

COMIDAS-CENAS VEGETARIANAS


Libros Alternativos
Recomendados









Gana Dinero
en Internet


Comnpra y Vende Links Buy and Sell text links

beruby.com - Empieza el día ganando





Gana dinero con tu web site

oportunidad local para tienda oficina

sección Descargas Alternativas Cómo ganar dinero en Internet


¡ RECOMENDADO POR REDALTERNATIVA!
¡GANA DINERO VIENDO PUBLICIDAD!

Sección Guía terapias Alternativas
Si te gusta esta página
envíasela a un amig@ haciendo clic aquí
ESCRIBE UN COMENTARIO

Guía sobre
EL PARTO NATURAL y EMBARAZO
ENTREVISTAS
El embarazo y el parto son funciones biológicas de las mujeres
cuyo proceso y culminación puede realizarse de forma natural
sin el estrés y la artificialidad de la medicina
[Ir a Guía Embarazo y Parto Natural]
[Ir a Otras Entrevistas]

Consuelo Ruíz
Una de las matronas más
veteranas de España

¿Qué es el parto natural?

Es una función fisiológica más, como la respiración, la digestión o la circulación de la sangre, para cuya ejecución el cuerpo dispone de organos y aparatos idóneos, asi como de mecanismos, hormonas y actividad muscular suficientes para llevar a cabo todas y cada una de ellas. La diferencia consiste en que la función parto no está encaminada, como las otras a la supervivencia del individuo, sino a la de la especie.

Si es una función normal, ¿qué explicación tiene que el parto duela?

Modernamente se sabe que ese dolor se debe a un reflejo cerebral condicionado. La mujer cree, lo ha aprendido asi desde la niñez, que el parto tiene necesariamente que doler y tal creencia ha grabado en su córtex un fuerte reflejo condicionado negativo que da lugar, cuando el estimulo nervioso del parto llega al cerebro, que éste fabrique el dolor y de evitar o, al menos defenderse obstaculizando el parto. He visto muchos partos en mi larga vida y casi siempre, la función sidiológica normal se convertía en una resistencia, más o menos encarnizada, por parte de la mujer, a que el parto se produjera.

¿Qué remedio hay contra ese dolor?

Racionalmente, se debe anular el reflejo negativo, sustituyéndolo por otro positivo que induzca a la mujer a participar activamente en el parto, sabiendo en lo qué consiste y de que manera puede contribuir a facilitarlo. Esta preparación fue rechazada por los tocólogos españoles a causa de la nacionalidad de Pavlov, premio Nobel en 1904 por su descubrimiento de los reflejos condicionados en los que se basa.

Así que la preparacion psicoprofiláctica del parto fue rechazada .

Sí, yo la presenté en 1955, pero no sólo fue rechazada, sino que yo perdí mi trabajo y me vi precisada a emigrar, hasta que un dia me llegó la noticia de que la Seguridad Social había aceptado la preparación y la of recía gratuitamente a las embarazadas. Deje mi trabajo, mi casa y la posición que había logrado crearme fuera de España y regresé, llena de ilusiones, dispuesta a reanudar mi tarea donde la había interrumpido.

Pero a la preparación que se hacia, las embarazadas la llamaban la gimnasia porque consistía, básicamente, en eso. Como no podia por menos de ocurrir, el parto siguió doliendo y la preparación se desacreditó.

¿Qué hiciste entonces?

Solicité un puesto de matrona en la Paz y el director me respondió que yo era la última matrona a la que daría trabajo y tuve que ponerme a trabajar como secretaria políglota, ganando mucho más, pero gustándome el trabajo mucho menos, a pesar de que el ambiente era muy agradable, entre gente muy culta y educada que me trataban con toda corrección.

Así que, ¿no volviste a trabajar como Matrona?

Sí, pero no como antes. Ni ninguna de las sociedades de Seguro Libre que tenia las pude recuperar, únicamente mi plaza por oposición en la Beneficencia, donde estaba excedente.

¿Cuál es tu situación ahora?

Las cosas han cambiado mucho. En 1976, auspiciado por el Servicio Científico del Laboratorio "Roche", se publicó un libro titulado: "Cursillo de actualización obstétrica para matronas" que era, en realidad, la abolición del parto natural como función fisiológica normal y su sustitución por un tratamiento específico del mismo, como si fuera una enfermedad .

Mal pudieron las matronas aprovecharse del mencionado libro, pues poco después la carrera y la profesión de matrona, fueron ilegalmente suprimidas. Una vez constituido el Ministerio de Sanidad, se acordó que todas las embarazadas pertenecientes a la Seguridad Social acudieran al hospital el día que se lo ordenasen, estuvieran o no de parto, para que allí les dirigieran el parto, con arreglo a las técnicas más modernas: goteo continuo de medicamentos, principalmente oxitocina sintética, amniocéntesis, amniorexis precoz, monitotización y cuantos medios la "ciencia" MODERNA y los cuantiosos recursos que el Estado pone en manos de la Sanidad para que los ginecólogos pudieran sustituir el parto biológico por un parto dirigido de reciente invención.

¿Crees que ese parto artificial perjudica A LA MUJER O AL NIÑO?

No sé que pensar. El principal propósito de esta sustitución es ganar tiempo. Reforzando las contracciones, acortando las pausas entre ellas y suprimiendo los descansos fisiológicos entre período y periodo (el famoso 'pasarse los dolores"), el parto se abrevia considerablemente .

Es posible que la precipitación con que se efectúa la dilatación del cérvix impida que la rotación y flexión de la cabeza del feto sean satisfactorias y haya que recurrir a medios instrumentales para facilitar la expulsión, pero la técnica moderna ya cuenta con ello, ya está advertida de que, con las prisas, las distocias se multiplican. No hay que preocuparse por ello, pues actualmente, para intervenir instrumentalmente en un parto, hay más medios de alección. A los varios modelos de forceps se añaden la ventosa y las espátulas, medios que, bien manejados, pueden corregir cualquier asinclitismo y solucionar problemas de última hora.

¿Qué pasa, modernamente, con el dolor?

Recientemente se ha hecho pública la decisión de las autoridades sanitarias de aplicar rutinariamente anestesia epidural en todos los partos. Su único inconveniente es que no se puede aplicar muy precozmente, sino cuando la dilatación ha llegado ya a un cierto progreso, a juicio del médico. Además, suele necesitar la extracción instrumental del feto, pues la prensa abdominal está afectada por el anestésico empleado.

Pero eso es una minucia comparado con la ausencia total de sensibilidad y la rapidez con que se termina el parto.

¿Sufre más el niño con esta clase de partos o le llega la anestesia epidural, igual que a la madre?

No, la anestesia epidural, al no ir por vía Intravenosa al feto no le llega,lo cual es, hasta cierto punto una ventaja, pues con la anestesia por via intravenosa o respiratoria, el feto se anestesia, también, a través de la placenta porque la sangre materna llega a ella cargada de anestésico. No se sabe hasta que punto el niño se anestesia antes de nacer porque es imposible calcular qué cantidad de anestésico pasa de la sangre de la madre al niño. Pero con la epidural el anestésico no pasa por la placenta y no llega al feto que nace sintiendo todo, como si no hubiera sido empleado anestésico alguno. Posiblemente el feto sufre mas que en un parto natural, pero, como no lo dice, siempre queda la duda. Aparte de que en todos los equipos tocológicos suele haber un neonatólogo capaz de hacer frente a cualquier eventualidad, con un amplio surtido de drogas y aparatos, amén de su natural destreza y pericia profesional.

¿Quiere decir eso que el parto natural, fisiológico o bedeciendo leyes naturales y eternas, ha desaparecido?

No del todo. La Seguridad Social ofrece la posibilidad de renunciar a ella y que el parto se efectúe por medios naturales, como si tal Seguridad Social no existiera.

Entonces, ¿la mujer que lo desee puede parir en su casa, naturalmente, asistida por alguien de su confianza?

Sí, pero la dificultad está en que no todas las embarazadas disponen de medios económicos suficientes para financiar un parto asistido de modo tradicional por la matrona. En Europa, si el parto natural es autorizado, la Seguridad Social reembolsa los gastos pero en España no existe esta posibilidad. La embarázada que no quiere ir al hospital ni parir artificialmente, renuncia a la asistencia de la Seguridad Social absolutamente. Claro que queda la esperanza de que en el futuro, el gobierno revise este sistema que permitiría un ahorro considerable de dinero y de sufrimiento.

En la actualidad, las embarazadas suelen estar aterrorizadas ante el parto y sólo una minoria, las más conscientes y las más cultas, se "arriesgan" a parir de forma natural, confiando en que la Naturaleza que lleva millones de años proporcionando partos naturales a mujeres y hembras vivíparas, debe haber adquirido una práctica indudable.

La razón de que en España, la Seguridad Social se desentienda en absoluto del parto natural, debe ser porque como se gastan en el parto artificial cantidades tan exhorbitantes, no les queda ni un duro para reembolsar los gastos del parto en casa, del que han prescindido absolutamente. Es verdad que la mortalidad materno infantil era mayor en épocas pasadas, pero no por el parto, sino por otras causas.

Madres e hijos salían siempre vivos del parto, se morían después, debido a enfermedades como la viruela, la difteria, la meningitis, la fiebre puerperal, etc., que hoy han desaparecido, gracias a los progresos de la medicina.

Quienes afirman que el parto natural daba lugar a una catastrófica mortalidad, deberían confesar, decentemente, que eso no es cierto y que la sustitución del parto natural por el programado y ejecutado artificialmente se debe al propósito de hacer más rápida y más cómoda su asistencia y evitar que el parto se realice, como se solia decir, "cuando Dios quiera lo que en ocasiones obligaba a largas esperas y, a veces, Dios quería en momentos inoportunos.

Ahora es mucho mejor, se ordena a la embarazada: "Vaya usted tal dia, a tál hora al hospital" y allí la hacen parir, por las buenas o por las malas. La mujer no sabe nunca lo que van a hacer con ella. Lo más que sabe por referencias, es que el goteo, el monitor y la episiotomia son de rigor y lo peor del parto son los puntos y que nunca se sabe quién te va a asistir pues en el hospital hay muchos profesionales que se turnan y es posible que no sea uno solo quien te atienda.

Como nadie la informa de que es, en concreto, lo que puede pasar, desde el mismo momento de la cita, la mujer empieza a remusgar que cuando no se lo han dicho, no debe ser nada bueno. En ese estado de miedo y de ignorancia llega al hospital, un sitio donde no conoce a nadie y donde no existe el minimo calor humano. ¿Qué imágenes pasarán por su mente mientras espera, rodeada de desconocidos, sin saber lo que va a pasar, sola con su miedo, sin tener ni siquiera el consuelo de rezar porque no se le ocurre tal cosa? Su único consuelo es el sabio, el todopoderoso médico quien se limita a hacer una brevísima visita, sin mirarla a los ojos, sin darle explicación ninguna ni escuchar sus preguntas y, desde luego, sin dignarse responder a ellas. El médico es un ser superior que dará órdenes a sus acólitos como si la angustiada mujer no existiera, como si fuera un pedazo de madera o una piedra. ¿Es justo que para llegar a la excelsa categoría de madre haya que sufrir tal humillación? ¿Quien ha autorizado la supresion del parto natural sin consultar o, al menos, informar a la persona mas interesada?

Si sientes interés por el parto natural en casa, te invitamos a compartir una jornada con nosotros. Somos un grupo de familias amigas que hemos optado por esta alternativa de nacimiento, te ofrecemos información y apoyo al respecto. Puedes llamar a Paloma. Tel. (91) 571 63 67
NOTA: Consuelo Ruíz, falleció en 2005, en la ciudad de Madrid a los 91 años, ¡GRACIAS POR TU SABIDURÍA, LABOR Y AMOR! Para saber más de Consuelo Ruíz: http://nacerencasa.jimdo.com/consuelo-ruiz/


Te Recomendamos
esta Bella Imagen


www.bancodeimagenesgratis.com

Busca el Tiempo
en tu Ciudad







Buy and Sell text links