Artículo ¡Depredadores! de José Manuel Casado Sierra en el portal redalternativa.com
¡Hola!¡Buen día! [Regístrate] [Abre Tu Cuenta]


Webs Alternativas
Recomendadas


HIGIENISMO

COMPRA PORTAL

BEBE AGUA PURA

TAROT AMOR

VIDA SANA

COMIDAS-CENAS VEGETARIANAS


Libros Alternativos
Recomendados









Gana Dinero
en Internet


Gana dinero con tu web site >

beruby.com - Empieza el día ganando

Comnpra y Vende Links Buy and Sell text links

sección Descargas Alternativas Cómo ganar dinero en Internet


Si te gusta esta página
envíasela a un amig@ haciendo clic aquí
ESCRIBE UN COMENTARIO

\"sección

Estás en la categoría
Artículos ecología y bienestar

¡Depredadores!
por José Manuel Casado Sierra
Publicado el 16-05-2007

Visitas recibidas: 4594. Recomendado: 3
[recomienda este artículo]

El planeta está en crisis. El cambio climático es un hecho. El efecto invernadero ya es evidente. Cada vez más. Los Polos se derriten. Las lluvias escasean. Las tierras de cultivo se mueren. La inestabilidad de las estaciones cada vez es más evidente. Ya no hay invierno, cada vez dura menos. Se estima que de aquí a 20 años el invierno será un recuerdo del pasado. El calor es más agobiante. El Sur va camino de convertirse en desierto y el Norte en zonas cálidas. Las sequías son lo habitual. Las catástrofes son más frecuentes y más destructivas. Huracanes, terremotos, erupciones volcánicas más devastadoras. Millones de personas se ven obligadas a emigrar para poder subsistir. Tras soportar siglos de abuso, la Tierra se rebela ante la agresividad del ser humano hacia ella. La Tierra grita ¡basta!¡Fuera los depredadores!

Parece que esta evidencia no deja huella compasiva en muchos seres humanos teniendo en cuenta sus acciones violentas hacia el planeta. Millones de hectáreas destruidas, quemadas, arrasadas. Miles y miles de especies vegetales y animales aniquiladas. Ecosistemas destruidos, dinamitados. Millones de recursos despilfarrados. Máquinas enormes, ruidosas y sin corazón que devoran cada metro de hierba, cada árbol, cada arroyo, cada flor, la vida misma. Gobiernos, ayuntamientos, multinacionales, ávidas de poder y dinero no dudan en devorar la vida. Su maldad, su egoísmo, su avaricia, su ambición, les ciega, no tiene límites. Por donde pasan, tras acabar con todo lo que vivía en armonía con la Naturaleza, dejan aceras, ladrillos, cemento, calles asfaltadas, carreteras, miles de edificios y plantan algún árbol sacando pecho y jactándose de ser ecologistas. Se enorgullecen de ello obviando la triste verdad, ¡se enriquecen a costa de la vida!¡Son depredadores!

Millones de litros de agua gastados para destruir ecosistemas y edificar sobre ellos miles de edificios a pesar de que nos avisan cada día por la tele que como buenos ciudadanos debemos cerrar los grifos y ahorrar agua, ¡vaya hipocresía! El gasto principal de agua proviene de las industrias. Si hay que ahorrar, ahorremos, es necesario, ¡pero todos!¡Empezando por las industrias que gastan y contaminan más!

Millones de árboles destruidos, talados para construir calles y ciudades, a pesar de su vital función de tomar CO2 del aire y expulsar oxígeno. Millones de hectáreas sin árboles para el pastoreo del ganado destinado a hamburguesas y filetes para millones de personas que morirán de cáncer y enfermedades cardiovasculares por consumir habitualmente carne repleta de colesterol, pesticidas, sustancias putrefactas y niveles excesivos de proteína.

¿Hasta cuando este dinámica?¿Esta inconsciencia?¿Cuándo se darán cuenta que el planeta Tierra es la casa de todos? ¿Cuándo se darán cuenta que la Tierra no nos pertenece? El materialismo y egoísmo predominante entre la mayoría de los seres humanos choca con la vida, con el amor, con la compasión. No podemos seguir así. Los más poderosos no renuncian al poder, al dinero. Se aferran aún más a su materialismo a ultranza, ¿cuándo se darán cuenta que el dinero no se come y que mantener el nivel destructivo de sus actividades sólo conduce a su auto destrucción?

Su ciega avaricia y su acérrimo materialismo no les dejan ver más allá del efímero poder que atesoran momentáneamente en forma de millones de euros y millones de hectáreas destruidas y deformadas con ladrillos y cemento. Más tarde o más temprano, su vida aquí en la Tierra cesará y dejarán un legado de sufrimiento y de caos. La Tierra reclama piedad y consciencia a aquellos que se mueven en contra de la Ley del Amor y de la Naturaleza. Harta de ser explotada se defiende y cada vez con mayor intensidad. Se encamina a la purificación, a la transformación. Es un proceso largo y difícil pero no hay otro camino para el despertar de las conciencias. Muchas veces los seres humanos aprendemos y reconocemos nuestros errores cuando estamos al límite, cuando sufrimos. Lo que hacemos tiene consecuencias. Ley de Acción y Reacción. Siglos destruyendo el planeta, recibimos la reacción de la Tierra en forma de catástrofes, sequías, terremotos, maremotos, huracanes, erupciones volcánicas, aumento de las temperaturas, etc.

Hay que cambiar AHORA, no hay otra. No podemos permitirnos que se destruyan los ecosistemas y menos aún para edificar. Es indignante ver como cientos de hectáreas son consumidas y aniquiladas para construir ciudades enteras que contribuyen al deterioro medioambiental. Digamos a los depredadores, ¡basta! Busquemos alternativas. Apoyemos construcciones ecológicas que respetan la Naturaleza. Fomentemos las energías renovables. Evitemos comprar y consumir productos provenientes de la deforestación. Vivamos en lugares más armoniosos con la Tierra. Reciclemos. Optemos por una dieta solidaria, más saludable y ecológica como es una dieta vegetal: frutas, verduras, frutos secos, cereales. Consumamos menos en general y renunciemos a cosas que en realidad no necesitamos para vivir más felices. La publicidad nos dice que cuánto más compremos y consumamos más felices seremos pero eso no es cierto. La felicidad no depende de lo que tenemos sino de lo que somos, de nuestro estado de conciencia. La felicidad es interior. De hecho, la gran mayoría de las ocasiones nos sentimos más vacíos en la medida que poseemos más cosas. Liberémonos. Enfoquémonos en amar y en respetar al hogar que el Universo nos prestó durante unos cuantos años: ¡LA TIERRA!

DATOS SOBRE EL/LA AUTOR/A
  • Su nombre: José Manuel Casado Sierra.
  • Su e-mail:
  • Su página web: http://www.higea.org
  • Su experiencia: "Técnico de Dirección y Administración de Empresas por la Universidad de Comillas. Se graduó en el prestigioso Instituto Americano Life Sciencie donde obtuvo el título de Experto y Maestro en la Ciencia de la Nutrición, la Ciencia de la Salud e Higiene Vital. Es asesor de la salud y de la Ciencia de la Vida. Escritor de diversos libros. Fundador de la editorial Higea y el portal redalternativa.com "
  • Artículos publicados: 47. Para verlos pincha aquí

[volver arriba]






Te Recomendamos
esta Bella Imagen


www.bancodeimagenesgratis.com

Busca el Tiempo
en tu Ciudad






Buy and Sell text links