¡Hola!¡Buen día! [Regístrate] [Abre Tu Cuenta]

oportunidad local para tienda oficina

sección Descargas Alternativas Cómo ganar dinero en Internetx


TERAPIAS Y TEMAS ALTERNATIVOS DESTACADOS

Acupuntura (15) Animales (161) Artículo (158) Biodanza (13) Budismo (2) Carta Astral (3) Casa Rural (24) Centro (119) Crecimiento Personal (9) Crisis (13) Curso (321) Derechos Humanos (36) Ecología (64) Espiritualidad (23) Flores de Bach (5) Gestalt (7) Gratis (41) Herbolario (5) Higienismo (18) Holístico (1) Homeopatía (7) Librería (7) Masaje (36) Matrix (4) Meditación (19) Naturopatía (15) ONG (100) Osteopatía (5) Ovni (3) Parto Natural (8) Pnl (5) Quiromasaje (6) Reflexología (1) Reiki (19) Restaurante (24) Salud Natural (41) Sanación (35) Tarot (48) Turismo (162) Turismo rural (45) Veganismo (17) Vegetarianismo (20) Vida Sana (107) Yoga (43) Zen (11)



Emociones

Artículos mente y autoayuda

[Ver otros artículos]
[recomienda este artículo]

Emociones
por Gabriela Cabezas

Nuestra infancia marca definitivamente con un signo positivo o negativo, nuestra salud física, emocional, mental y espiritual. Ese signo puede ser cambiado o mejorado siempre, y de eso se tratan estas líneas.

Si esas primeras experiencias fueron negativas, violentas, cargadas de dolor, su fuerza es mayor por el impacto emocional que produjeron y la energía que queda estancada a consecuencia de estos hechos.

Seguramente cuando vivimos tales experiencias no nos es grato recordarlas, pero si nos encontramos detenidos en el camino de la vida y notamos que algo no esta funcionando bien, un recorrido por nuestra historia personal puede ayudarnos a encontrar las causas. No hagamos solos este recorrido; en él puede orientarnos un guía excepcional: "nuestro niño interior", ya que para poder entender algunas de nuestras conductas actuales, que a veces nos desorientan hasta a nosotros mismos: reacciones desmedidas, enojos, culpas, acciones autodestructivas (comida, bebida, etc), dependencia de personas y lugares, etc, decía, para entender conductas como estas debemos buscar en nuestra niñez, a que tipos de experiencias y sensaciones estuvimos expuestos. El saber es el primer paso hacia la curación. Dos elementos que no podemos olvidar en este recorrido: el valor para afrontar y la compasión.

El objetivo de esta experiencia es permitir que antiguas emociones que nos dificultan nuestra vida actual pasen a la conciencia.

Elija un lugar tranquilo, cierre sus ojos, respire con calma e invite a su presencia al niño que una vez fué, retrotráigase a su infancia. Pregúntele a ese niño, sobre el orígen de lo que hoy lo hace infeliz, siga el rastro que le marque, hasta sus vivencias infantiles. Escúchelo. Solo podemos sanar nuestro niño interior herido, si sabemos qué es lo que nos está diciendo, si le damos espacio para expresarse. Escúchelo con respeto y amor, no se niegue a revivir escenas de dolor, afróntelas. Luego, háblele a ese niño, reconfórtelo, mírelo a los ojos y transmitale paz, puede abrazarlo o acariciarlo, dígale las palabras que necesita oír, aquello que lo consuela y hágale saber que ya no está solo, que ahora cuenta con un adulto: usted. Pregúntele acerca de como conducirse en su vida, aunque usted no lo crea, él es un excelente consejero. Despídase de él hasta el próximo encuentro, recuérdele cuanto lo quiere.

En cada tramo de este recorrido el niño le abrirá la puerta a su mundo interior, donde encontrará las respuestas que necesita y tambien la llave de su felicidad, que está tan cerca como ese compañero que hasta hoy no conocía, y que habita en su corazón: su niño interior.

Fuente: Enviado a nuestra redacción por la autora: Lic. en Psicología, Parapsicología y Reikista. E-mail: gabryela@infovia.com.ar .