¡Hola!¡Buen día! [Regístrate] [Abre Tu Cuenta]

oportunidad local para tienda oficina

sección Descargas Alternativas Cómo ganar dinero en Internetx


TERAPIAS Y TEMAS ALTERNATIVOS DESTACADOS

Acupuntura (10) Animales (111) Artículo (149) Biodanza (13) Budismo (2) Carta Astral (3) Casa Rural (21) Centro (95) Crecimiento Personal (9) Crisis (17) Curso (295) Derechos Humanos (39) Ecología (61) Espiritualidad (12) Flores de Bach (5) Gestalt (6) Gratis (15) Herbolario (5) Higienismo (10) Holístico (1) Homeopatía (7) Librería (5) Masaje (21) Matrix (4) Meditación (18) Naturopatía (15) ONG (90) Osteopatía (5) Ovni (2) Parto Natural (7) Pnl (5) Quiromasaje (5) Reflexología (1) Reiki (12) Restaurante (16) Salud Natural (42) Sanación (45) Tarot (55) Turismo (145) Turismo rural (40) Veganismo (5) Vegetarianismo (13) Vida Sana (108) Yoga (38) Zen (7)



Diccionario de alimentos: Cómo juzgar y seleccionar las frutas

Sección

Diccionario de alimentos: Las frutas

[Ver otros artículos]
[recomienda este artículo]

Diccionario de alimentos: Cómo juzgar
y seleccionar las frutas
por Hannah Allen

  • 1. Compre en temporada cuando la calidad es superior y los precios los más bajos.

  • 2. No compre más de la que vaya a consumir para evitar que se eche a perder. Cuanto antes consuma la fruta madura, más sabor y valor nutritivo contendrá.

  • 3. No compre fruta dañada a menos que el daño sea leve y consúmala inmediatamente.

  • 4. Tenga cuidado al tocar la fruta expuesta de modo que no estropee el resto.

  • 5. La fruta debe comerse cuando está madura, no cuando está verde o demasiado madura. Algunas frutas se pueden comprar verdes y terminar de madurarse en casa. Esta información será incluida en el caso de determinadas frutas.

El problema con muchas de las frutas disponibles hoy en día es que se cogen cuando aún están inmaduras y así nunca tienen la oportunidad de desarrollar de forma adecuada su máximo potencial de sabor y valor nutricional.

La temporada para comercializar la fruta se ha ido prolongando cada vez más y, a consecuancia de ello, no es extraño encontrarnos fruta fuera de temporada que es más cara e insípida. No compre frutas fuera de la estación.

Desgraciadamente, la mayoría de las frutas son cultivadas en un suelo al que le han añadido productos químicos para aumentar la productividad, y la fruta ha sido fumigada con pesticidas químicos. La espesa cáscara de las piñas, melones, plátanos, mangos y aguacates protege su pulpa de forma natural frente a la mayoría de los insecticidas químicos. En el caso de otras frutas, lo único que puede hacer es lavarlas y frotarlas a fondo, y esperar lo mejor. Pélelas si así lo prefiere. Si debe pelar la fruta, no lo haga muy profundamente; intente quitar sólo la piel fina. La mayor concentración de nutrientes está precisamente bajo la piel.

Las uvas y las cerezas no tienen protección contra los altos niveles de residuos químicos. No coma grandes cantidades de estas frutas a menos que hayan sido cultivadas orgánicamente, y no las coma cada día, de temporada.

Las manzanas, peras y ciruelas suelen encerarse para dotarlas de una apariencia brillante. Por está razón es mejor pelarlas.

La fruta es más exquisita si se coge del árbol en la plenitud de su maduración. Dondequiera que viva, trate de tener y cultivar sus propios árboles frutales. Ninguna fruta comprada en una tienda puede compararse a la fruta madura recién cogida en cuanto a sabor y calidad.

Siempre que sea posible, compre fruta a un agricultor -puede conseguir fruta casi tan buena como la que usted mismo cultivaría. Incluso podría ser lo bastane afortunado como para encontrar a un agricultor local de frutas orgánicas.

La mayoría de las personas dependen de los mercados para obtener la mayoría de la fruta que consumen. Es necesario cultivar la habilidad de juzgar la madurez y calidad de la fruta que compre. Esta habilidad llegará con la experiencia, aunque hay veces que los que sabemos más podemos equivocarnos.

Hay varias cosas que comprobar. En primer lugar, si es fresca, si parece fresca, sin arrugas y sin golpes. El color debería ser el característico de la fruta madura. Si está deformada, su sabor y texturas son inferiores a los normales y será invevitable desperdiciarlas. Los tamaños medianos generalmente son mejores que los muy grandes o los muy pequeños.

Las frutas maduras, independientemente si pertenecen a la clasificación ácida, subácida o dulce, poseen un cierto dulzor, y, en la mayoría de los casos, es posible juzgar la madurez por la apariencia, fragancia, tacto, y, desde luego, el sabor.

La fruta inmadura es muy indigesta y generalmente muy desagradable al gusto. Puede contener almidón y otros carbohidratos que son desagradables e insanos. Las frutas muy maduras son todavía peores. Cuando comienza la putrefacción, el azúcar se transforma en dióxido de carbono, alcohol y ácido acético (fermentación) y el valor nutritivo y sabor de la fruta se deteriora rápidamente. Pierde agua y se vuelve esponjosa , harinosa e insípida.

La fruta es potencialmente alcalina, es decir, produce una sustancia alcalina después que ha pasado por el proceso de la digestión. Si la fruta es de mala calidad, o inmadura o demasiado madura, sobre todo está fermentada, produce una reacción ácida en el cuerpo y su absorción crea muchos síntomas desagradables, tales como nerviosismo e insomnio, además de problemas digestivos y «alérgicos.»

Si la fruta no sabe bien, tírela. Es mejor «perder» algún alimento que perder la salud.

Puesto que la fruta madurada en la planta es demasiado blanda no aguanta una manipulación excesiva en el recorrido desde la granja hacia el supermercado, la mayoría de la fruta comprada en el mercado se coge cuando está madura (¡eso esperamos!) aunque no del todo. La mayoría de la fruta disponible en los supermercados no puede consumirse inmediatamente, sino que necesita un día o dos a temperatura ambiente hasta que madure por completo. Pueden surgir problemas para lograr la maduración adecuada cuando la fruta se coge antes de que este totalmente madura. Generalmente, el inicio del proceso de maduración es la señal que indica que la fruta está lista para comercializarse.

La mayoría de las frutas maduras prácticamente no tienen ninguna parte dura, pero no están blandas. Muchas frutas maduras exudan una fragrancia delciosa, pero delicada. Por regla general, debería comprar frutas que están casi maduras, y comerlas en cuanto el sabor llegue a su máxima plenitud(o meterlas en la nevera cuando estén madura y comerlas tan pronto como sea posible.)

Los plátanos, aguacates y algunas otras frutas se pueden comprar verdes y madurarlas en casa. Las frutas que tienen que ser maduradas en casa pueden ser «expuestas» en bandejas en el mostrador de la cocina durante el día, y meterlas en bolsas de papel de estraza por la noche, para protegerlas de los insectos. Para acelerar la maduración de la fruta muy dura, métala en una bolsa de papel de estraza con una manzana o un platano (día y noche). Las manzanas y los plátanos emiten una clase de gas natural de maduración, el etileno.

Fuente: Extraído del curso de LIFE SCIENCE INSTITUTE. Los derechos en español pertenecen a la Fundación Pharus. Traduccción: Natividad Casado.